COMO SER POLIGLOTA: consejos para aprender un nuevo idioma

Al día de hoy he aprendido siete idiomas. Varios de ellos los puedo hablar fluido y con otros me defiendo en conversaciones con nativos. Varios amigos se han sorprendido cuando comienzo a hablar un idioma diferente frente a ellos quienes no tenían ni idea que era capaz de hablarlo. Y la pregunta siempre es la misma: ¿Cómo lo haces? ¿Cuál es el secreto para aprender un nuevo idioma? Acá les voy a contar algunos secretos de como ser poliglota basado en mi experiencia personal.

Aprender un idioma puede parecer ciencia de cohetes. Algo fuera de nuestro alcance e imposible de lograr para muchos. Es muy común esta percepción en los países donde la mayoría de su población es monolingüe como Latinoamérica. O incluso en los mismos Estados unidos, donde muchos gringos no son capaces de manejar un segundo idioma. Pero si viajas un poco y cruzas el océano, por ejemplo, vas a encontrar un mundo donde el bilingüismo es una realidad. La gente en países de Europa tiende a manejar dos o más idiomas de manera natural. Países africanos pueden manejar más. Incluso en Colombia tenemos muchas etnias (por las que no nos interesamos mucho los colombianos) que tienen esta realidad en su día a día. 

Aprender idioma

EL GRAN SECRETO PARA APRENDER UN IDIOMA 

Muchos quieren saber el secreto de los políglotas. Creen que tienen un “gen” especial. O que son “más inteligentes” que el resto. Dudo que esto sea correcto y creo que la mayoría de veces el problema está en la aproximación que la gente hace a su proceso de aprender idiomas. 

Aprender un idioma requiere un esfuerzo: de tiempo, de compromiso, de atención. Y como todo en la vida: no hay atajos. El secreto no va más allá de eso. Y probablemente no era la respuesta sexy que estabas esperando, como esos comerciales de YouTube baratos que te prometen hablar fluidamente inglés en semanas cuando en realidad hay un par de gringos aprovechados detrás tratando de ganar dinero con ello. Yo trato de darte acá una pequeña dosis de fría realidad. 

suspicious
Este chico que les ha salido en Youtube es un sueco (no es ni siquiera gringo) que promete hablar inglés en 3 meses. Por favor mira este video para entender quién es él y cómo se aprovecha de la necesidad de los latinos de aprender ingles cobrando precios exorbitantes por material que puedes encontrar en internet. Bien su método puede funcionar pero su material y aproximación según investigué puedes encontrarlo gratis.

Hoy en día la gente se enamora de los resultados, pero no del proceso. Tratan de encontrar atajos para llegar al resultado de manera fácil. Y acá les voy a hacer un pequeño “spoiler”: para esto no hay un secreto más allá de hacer que las cosas pasen. Ninguna fórmula mágica te va a hacer aprender un lenguaje. Ni siquiera ese chico que sale por youtube prometiendo maravillas.

Lo que la mayoría de políglotas tienen en común es que les interesa realmente y están dispuestos a comprometerse realmente a aprender un idioma y hacer que las cosas pasen. Pero sí hay unos consejos y tips que te puedo dar de mi experiencia personal para aprender y volverte fluido en un idioma. Partiendo de las motivaciones correctas hasta algunas prácticas y herramientas que he practicado para hacerlo parte de tu día a día.  

QUITATE ESTE MITO DE LA CABEZA: NO PUEDES HABLAR OTRO IDIOMA 

Nadie nace con un idioma. Simplemente estuvimos expuestos a un idioma desde una edad muy temprana. Aunque los niños pueden incorporar procesos de aprendizaje lingüísticos más rápido, los adultos pueden ser más eficientes para aprender nuevos idiomas. Pues los adultos ya están familiarizados con procesos de aprendizaje. Ya sabemos cómo aprender. 

Muchas personas comienzan a aprender idiomas a una edad avanzada. Luego de sus 20´s, 30´s o incluso 40´s. He conocido políglotas que comenzaron a aprender idiomas complejos luego de sus 28 años y una mujer que estaba aprendiendo polaco a sus 40 y lo hablaba bastante fluido. No hay una edad de caducidad para aprender idiomas, más allá de las barreras mentales que nos pongamos. 

NINGUN IDIOMA ES IRRELEVANTE. ELÍGELO PORQUE TE INTERESA 

Cuando comencé a aprender japonés la primera pregunta que me hicieron fue “¿para qué lo aprendes?” o “¿por qué no aprendes mandarín? Es más relevante”. Además de los obvios beneficios de aprender otro idioma: beneficios financieros, beneficios mentales, evitar enfermedades cerebrales como el Alzheimer… no hay ningún idioma “irrelevante”. Que te guste es razón suficiente para querer aprenderlo. 

Hay idiomas más estratégicos: El inglés es hoy en día el idioma universal por excelencia. Es sencillo de manera gramatical, te abre muchas puertas y hay una gran probabilidad que muchas de las personas que conozcas fuera lo hablen. 

El español, un idioma que me parecía cero interesante, fuera del mundo hispano es muy llamativo y muchos en Europa lo quieren aprender. Viajar a América Latina y aprender de su cultura. Es el segundo idioma más hablado nativamente del mundo lo que lo hace cero despreciable. 

Otros idiomas son muy relevantes en el terreno laboral: El Alemán, El Francés, incluso el árabe y el japonés. Pero esto no los hace más valiosos que aprender griego, ruso o incluso palenquero. Cada idioma es un mundo en sí y elegir el idioma es algo completamente personal. 

Elige un idioma porque te apasiona y te genere un interés real. Porque te gusta mucho la cultura que se asocia a él o porque tienes un motivante real que te mueve a aprenderlo, como la idea de ir a buscar trabajo en su país de origen o porque vas a estudiar allá.  

No lo hagas porque lo quieres mostrar a los demás, porque va a llegar el momento en el que te puedes llegar a cansar y sin esa motivación y ese interés genuino puede ser que termines parando tu proceso. 

NO TIENES QUE DEMOSTRARLE NADA A NADIE 

A la edad de 18 yo había aprendido 4 lenguajes, pero esto nunca se lo dije a mis amigos del colegio pues cuando lo hice no me creían y pedían que lo demostrara. Aun así, lo veían con ojos escépticos porque no entendían yo de donde había sacado el tiempo para aprenderlos si la mayoría sabia únicamente dos (español e inglés por el colegio). A veces venía acompañado de algunas burlas Si hubiera estado aprendiendo estos idiomas para mostrarme a los demás o validarme a través de ellos críticas como esta me hubieran parado. Por lo que consideré los idiomas como un proceso personal. 

No tienes que demostrarle nada a nadie. Aprender un idioma es un proceso muy personal y no necesitas buscar validarte en los demás o que lo demás aprecien este proceso. Es algo tuyo contigo mismo y el verdadero validador serás tú cuando puedas comunicarte con una persona que lo hable fluido. O entender cosas, sin ayuda de traducciones como subtítulos, por ti mismo en este idioma. 

LO ESENCIAL: HABLAR, HABLAR, HABLAR 

Indiferentemente de los métodos que uses y cómo lo incorpores a tu vida (cosas que veremos más adelante) la regla de oro es la siguiente: horas y horas de conversación con alguien mejor en el idioma que tú. Una hora de conversación tiene un aprendizaje exponencial vs una clase o apps digitales. 

Una conversación te sumerge en el lenguaje y emocionalmente es mucho más motivante que un libro de texto o un audio libro. Las conversaciones te ayudan a procesar información de manera instantánea sin memorizar. Por este simple hecho el que tengas conversaciones te da un progreso muchísimo más grande que memorizar tarjetitas o grabarte un libro de memoria. 

No soy profesor de lingüística, pero creo que es porque inconscientemente una conversación es una experiencia social y nuestra mente le da prioridad a procesos que involucran estas actividades. Hay muchas más emociones relacionadas con esto y tu mente comenzará a interiorizar los patrones de lenguaje de manera natural. 

PAGAR UN CURSO NO ES NECESARIO. PERO PUEDE SERVIR. 

Nadie se volvió fluido en un idioma por medio de clases en un instituto. De hecho, la mayoría de políglotas que conozco no hicieron clases en aulas. En mi caso yo solo vi francés durante unos años y esto me sirvió para lo básico del lenguaje. En el momento en que llegué a Francia fue como casi aprender otra vez, pero sabiendo las bases lo que me facilitó un montón la cosa.  

Sin embargo, creo que los cursos e institutos sí tienen algo muy valioso: Son un buen punto de partida y te van a presentar una estructura clara de qué aprender y cómo para que tenga sentido. Te pueden dar esa primera aproximación necesaria, pero van a ser útiles hasta cierto punto. Uno de los problemas que tiene el internet es que vas a encontrar miles de cursos y material. Tanto que no vas a saber cuál elegir ni por donde comenzar y vas a entrar en un estado de parálisis-por-análisis. Al final, terminas no haciendo nada por la cobre-exposición a la información sin estar seguro(a) cual era el mejor curso, el material más completo o por donde deberías comenzar.  

Si tienes un poco más de dinero te puede servir la siguiente opción. 

UN TUTOR PERSONALIZADO ES LA MEJOR INVERSIÓN 

Normalmente es la opción más costosa, dependiendo del lenguaje y del país en el que estés claro. Pero si tienes los recursos es una forma muchísimo más rápida para aprender. Por el simple hecho que te va a tener conversando y que una clase grupal va al ritmo de la persona más lenta.  

Por ejemplo: Si aprendes ruso en la misma clase que una persona de Alemania, esta persona va a estar familiarizada con el uso de los casos. Mientras que tú no tienes ni idea qué son estos, por lo que la clase para él va a ir más lento. La ventaja de los tutores personalizados es que entienden las necesidades particulares de cada alumno y te pueden llevar a un nivel conversacional más rápido. 

HAZLO FÁCIL: ENCUENTRA UNA FORMA PARA DISFRUTAR EL PROCESO DE APRENDER UN LENGUAJE EN TU DIA A DIA. 

Lo más importante para los políglotas es una forma de hacer le proceso de aprender lenguajes como algo que ellos disfrutan. Que incorporan a su día y nadie va a hacer esto por ti. Las tutorías y los cursos (por muchos que sean) sirven hasta cierto punto pues son formas de aprendizaje activo. Ya eres tú quien decide si incorpora el lenguaje a su día a día de manera pasiva. De una forma que le llame la atención. Las variaciones son cientos: he conocido gente que lo hace entendiendo recetas de cocina en YouTube, leyendo comics, hablando con gente en Skype, escuchando música… Es solo una parte del tiempo de tu día. Pero tenerlo presente hace la diferencia (fuera de cualquier clase que tengas).  

Lo más importante es que lo incorporan en su cotidiano y hacen que las cosas pasen. ¡Hazlo simple y que venga natural! No te sugiero la aproximación que muchos hacen que es “cambiar el lenguaje de tu celular”. Eso no es algo que vas a tomar como una inclusión natural del lenguaje y va a haber muchas palabras que no vas a entender, te vas a frustrar y vas a terminar cambiándolo de vuelta. Lo más fácil es el siguiente punto: 

ELABORA HABITOS EN TU APRENDIZAJE

Hoy en día todos estamos bastante ocupados y parece que no tenemos tiempo para aprender un nuevo lenguaje. Pero si podemos crear ese tiempo, planearlo con anterioridad. ¿No puedes levantarte 15 minutos antes de lo que haces normalmente? Con eso puedes revisar un poco de vocabulario. ¿Puedes escuchar tu podcast en tu trayecto al trabajo? Esto te puede ayudar un montón para escuchar este idioma. 

Hay tantas cosas que podemos hacer y tiempo en el que podemos incluir el nuevo lenguaje en nuestras rutinas diarias. Lo importante es crear hábitos para tu aprendizaje y las posibilidades son infinitas. Comienza con rutinas que se van a volver eventualmente hábitos y luego parte de tu rutina. Una vez en ese punto el aprendizaje llega como un colateral. Puedes ver más de esto en mi artículo de COMO HACER QUE LAS COSAS PASEN

PACIENCIA. NADIE APRENDIÓ UN LENGUAJE FLUIDO EN DOS MESES 

A diferencia de lo que muchos gringos que hablan español te dicen en YouTube tratando de venderte un curso barato: No es posible aprender un idioma en dos meses. Pero sí es posible hacer un progreso visible en dos meses. Si lo aprendes constantemente en una forma en la que lo disfrutas. Y la verdad no hay nada que motive más que el éxito propio. 

Yo personalmente recuerdo la primera vez que entendí chistes en una de mis series favoritas escuchándolas en un idioma diferente. Fue un éxtasis y me motivó a seguir viéndolo. 

APRENDE SONDIOS Y PATRONES DE PRONUNCIACIÓN

Nuestro lenguaje tiene unos sonidos y una estructura de pronunciación específica. Estos sonidos se comparten entre algunos lenguajes y difieren en otros. Parte de lograr una buena pronunciación es identificar esos sonidos que se encuentran fuera de nuestra “base de datos” nativa, aprenderlos, practicarlos e incorporarlos. Para ponerles un ejemplo claro. En el español la “R” es un sonido bastante específico y quienes aprenden español deben identificarlo y practicarlo bastante para lograr hacer vibrar las “RR”. O poder decir “PUERTA” correctamente. 

Una vez tienes estos identificados puedes identificar los patrones de pronunciación. Por ejemplo: Muchas de las palabras en español terminadas en “-”ción”, en inglés terminarán en “-tion” y en portugués en “-ção”. 

En el ruso, el final de los casos siempre rima con los otros. Si hablas de un sustantivo en femenino (Zhen-shee-na, por ejemplo), los adjetivos y adverbios normalmente rimarán con ese final (krasee-vaya, en lugar de krase-vee). 

Esto se logra con práctica y paciencia y con fallos. Muchos fallos. Lo que nos lleva al siguiente punto. 

VAS A DECIR MUCHAS COSAS TONTAS O INCORRECTAS AL PRINCIPIO. HAZLO, Y HAZLO BASTANTE

Esto va a pasar mucho y es normal. Y es a través de los errores que se aprenden las lecciones más valiosas. Muchas veces me pasó estar diciendo cosas estúpidas porque usaba la palabra que no era o la confundía con otra. Pero es mejor que te pase rápido para que puedas pasar de ello rápido.  

Esto va a estar complementado con que los lenguajes tienen muchas palabras que no se traducen directamente. Cuando comienzas a aprender un idioma lo haces en términos formales y luego te vas a preguntar “pero porqué este término no se aplica acá, si la palabra traduce esto mismo”. En muchas situaciones los lenguajes no son lineales.  

Por ejemplo, en español usamos la palabra “gustar” para algunas cosas específicas. Mientras que en inglés la usan para cualquier cosa que ellos disfrutan o sobre quienes les importa. En inglés la palabra “querer” no existe, como para diferenciar “me gustas” de “te quiero”. 

La palabra “saudade” en portugués es difícil de explicar ya que describe un estado emocional muy explícito, al igual que “toska” en ruso o waldeinsamkeit en aleman. 

USA LA TECONOLOGIA A TU FAVOR 

Aprender un idioma se suplementa de qué tan recursivo eres en el proceso. Hoy en día tenemos muchas aplicaciones y plataformas digitales que nos pueden ayudar a aprender un idioma. Entre algunas que puedo nombrar están: 

  • Duolingo: Buena para vocabulario y algunas estructuras gramaticales. Su dinámica es como un pequeño juego en el cual vas ganando medallas, subiendo de nivel y entrando en ligas dependiendo de la cantidad de veces que practiques en la semana. 
  • Languagepod101: Una de mis plataformas favoritas. Te brinda un portal para diferentes lenguajes desde cero. Con posibilidad de contratar clases, tutores y te brinda un monton de recursos online para aprender. 
  • Hello Talk: Si estás interesado en un idioma no-latino (mandarín, coreano, japonés) esta es una aplicación que te puede ayudar. La aplicación va a traducir caracteres en alfabeto latino para ayudarte en tu pronunciación. Hello Talk conecta hablantes nativos con aprendices del idioma básicamente en cualquier parte del mundo. 
  • Tandem: Esta plataforma conecta tutores con estudiantes interesados en aprender un idioma. Puedes tener conversaciones en el lenguaje sobre los temas que tu elijas. 
  • Drops: Es una app bastante dinámica que te ayudará con vocabulario, frases y términos de manera interactiva. Su versión gratis te permite unos 5 minutos al día. Puedes comenzar son algunas palabras y luego ver si te interesa sus suscripciones. 

RECUERDA: HAZLO DIVERTIDO 

Como les expliqué antes, cada quien encuentra las actividades que les llama la atención para incorporarlo a su día d ia. Pero quería complementarlo con que aprender un lenguaje no tiene que ser un proceso tedioso. 

Busca qué cosas personales te gustan: la cocina, los eventos, gente con la que te interese hablar. Haz de aprender el idioma una experiencia personal y no una “tarea” que tienes que entregarle al profesor. Si no lo vuelves una experiencia que disfrutes te vas a sumir en un proceso largo, tedioso y que no vas a disfrutar mucho. Y probablemente termines olvidando todo lo que aprendiste. 

Los políglotas no somos genios. Ninguno de nosotros encontró un atajo para aprender idiomas.  Tuvimos un interés genuino por aprender un idioma y nos comprometimos realmente a este proceso mientras encontramos formas para disfrutarlo. Como transformarlo de algo parecido a un curso aburrido del colegio a una actividad agradable que no te importa poner en práctica todos los días. Todas las personas tienen aproximaciones diferentes. Si no te gusta escribir en papel puedes hacerlo en una app. Si eres introvertido y no quieres hablar con gente extraña puedes hablar contigo mismo en la seguridad de tu cuarto. 

Así que si tú has tratado de comenzar a aprender un idioma y lo dejaste pensando que era “muy difícil” o que simplemente no tenías “el talento de los lenguajes”. Trata de volver a pensarlo. Dale otra oportunidad. Tal vez solo estabas a una forma agradable y un método correcto de aprender el idioma para hacerlo fluidamente. Tal vez solo estás a un método de convertirte en un políglota.