BÉLGICA

Un poquito de Bélgica

Bélgica es un país disfuncionalmente funcional. Pequeño pero lleno de contrastes. Es tanto la sede del parlamento europeo como de algunos de los pueblos medievales mejor preservados de Europa. Hogar de los mejores chocolates del mundo (Aunque algunos suizos podrían objetar a esto) como de las mejores cervezas del mundo (Aunque algunos checos/alemanes podrían objetar a esto). 

Con tres lenguajes oficiales en su capital Bruselas: Holandés, Francés e Inglés, es la cuna de comics como Tin-Tin, Los Pitufos y las papás a la francesa (¿No te lo esperabas?). La región de Flandes, (en el norte) te deja boquiabierto con sus canales, herencia medieval y pequeños mercadillos, mientras que Walloonia (en el sur) te brinda paisajes montañosos, áreas rurales, cuevas, valles, castillos y pueblos en las montañas. 

Así que arma un buen plan, agarra una buena Duvel (u otra de las miles de cerveza del país) y empieza a recorrer un país bastante excéntrico del norte de Europa.