República Checa

Un poquito de la República Checa

La República Checa (que cambió hace poco su nombre oficial a “Chequia”) es un puente entre Oriente y Occidente. Y básicamente entre lo fantástico y lo real. Venga, es enserio. Parte de las películas de las Crónicas de Narnia fueron grabadas en esta país debido a sus impresionantes paisajes (Teniendo en cuenta que tienen únicamente 4 parques nacionales saben cómo sacarla del estadio). 

Desde la caída del bloque comunista y el Pacto de Varsovia, la República Checa se ha convertido en la economía más sólida entre los países que conformaban este grupo.. El turismo, especialmente en su capital Praga, ha crecido de manera exponencial. Por lo que es el lugar perfecto de hipsters en busca de fotos cool, parejas que se van a casar en busca de sus fotografías y de miles de asiáticos que llegan en buses llenos de gente. Y bueno, se entiende, Praga es de las ciudades más lindas que he visto. Esto ya a que sufrió muy poco con las guerras mundiales dejándola casi intacta. Lugar de inspiración, cautiva a miles de turistas con su misticismo y aura fantástica… además de tener de las mejores cervezas del mundo. Si no me creen pregunten a un local. 

Aún así, vale aventurarse fuera de Praga a los increíbles pueblos de Bohemia y Moravia. Y por favor… no llames su país “Checoslovaquia”… Esto acabó hace mucho tiempo. Si no me creen aventúrense y vean la reacción de los checos cuando llamas su país así.