Que ver en Belgrado. Una guía completa.

Belgrado ha sido una ciudad muy importante en la historia de Europa y ha tenido una historia complicada por su estratégica localización geográfica en la región de los Balcanes. Normalmente no pensamos en ella de primer lugar cuando nos ponemos a planear un viaje en Europa. Pero su bajo perfil esconde una divertida, exótica, movida, moderna y llena de historia de la que desconocemos un montón. Ya que no es un destino muy turístico encontrar información de ella no es fácil. Pero yo viví acá un par de meses y les diré de mi experiencia personal que ver en Belgrado, para ayudarlos a hacer su viaje una experiencia increíble. 

UN POCO DE CONTEXTO 

Si me han leído antes, sabrán que me gusta dar un poco de contexto antes de comenzar a decir las cosas que hacer. Simplemente para que tengamos una noción rápida de los lugares que estamos visitando. 

Su nombre significa “Ciudad Blanca”. Es la ciudad más poblada de los Balcanes y la cuarta de Europa del este, pasada por Kiev, Bucarest y Varsovia. En términos europeos sigue en población luego de Múnich en Alemania. 

Belgrado es la ciudad que más se ha destruido en la historia de Europa, con un total de más de 40 destrucciones incluyendo: saqueos, bombardeos, incendios y demás. Cosa que ha dado al pueblo serbio una habilidad de poder renacer constantemente para seguir adelante. Hoy en día es una ciudad con un bajo perfil, pero cuando la conoces te das cuenta que es una urbe divertida, exótica, movida, moderna que simplemente trata de moverse a un futuro mejor. 

El último bombardeo que sufrió la ciudad fue en 1999 por parte de la querida OTAN, gracias a la intervención de este organismo en la guerra de los Balcanes. Anteriormente Belgrado era la capital de Yugoslavia, una república socialista federativa que se formó para garantizar la independencia de los pueblos eslavos de la región que ya habían pasado por dominios: otomanos, austro-húngaros, bizantinos… 

Yugoslavia agrupaba los actuales países de la zona de los Balcanes: Eslovenia, Croacia, Bosnia & Herzegovina, Serbia, Montenegro y Macedonia. Básicamente todos los países eslavos de la región exceptuando a Bulgaria, que tenía para ese entonces su propio imperio. 

QUE VER EN BELGRADO – CAMINANDO POR LAS CALLES Y EL CENTRO HISTÓRICO 

El Hotel Moscú es un buen punto para comenzar por encontrarse en la plaza Terazije en todo el centro histórico. Esta plaza tiene abundantes corrientes subterráneas debajo, cosa que hace que sea difícil construir proyectos grandes acá. El hotel tiene unos 11 manantiales de agua mineral bajo su construcción. ¿Te he dicho que Serbia es un país muy rico en agua mineral? Bueno hasta la idea. Es uno de los hoteles más antiguos del país y fue una inversión del Imperio Ruso en el Reino de Serbia. 

A unos pasos de allí se encuentra la calle peatonal Knez Mihailova, la arteria principal del centro de Belgrado. Considerada como una de las calles peatonales más bonitas de Europa del este acá podrás ver una gran cantidad de restaurantes, comercio, gente, artistas urbanos y mucha vida. La calle tiene un Kilómetro de longitud. De acá te dirigirás a una de las partes más bonitas de la ciudad la Fortaleza del Kalemegdan. 

Sin embargo, antes de hacerlo puedes parar en la Plaza de la República (Trg Republike). Es la estatua con un hombre sobre un caballo. Este es el príncipe Mihailo, quien liberó a serbia de los turcos otomanos. Muchos “free tours”/tours gratuitos salen de este punto, por lo que es conveniente que lo tengas en cuenta. En el fondo de la plaza está el Museo Nacional de Belgrado. Cerca también hay varias paradas de autobuses. 

Continua tu camino hasta que llegues a algo que parece un parque. Este es el inicio de la fortaleza del Kalemegdan. Hoy en día es un parque gratuito con mucha vida, pero este lugar ha sido ocupado por todos los imperios importantes: celtas, romanos, bizantinos, godos, hunos, ávaros, austrohúngaros, turcos… Como ves tiene un punto estratégico en el rio Danubio. Si eras un imperio importante en el pasado o bien ocupadas esta fortaleza o bien la tratabas de destruir. 

Es lugar es un tesoro. Hoy en día tiene: 19 memoriales, 18 excavaciones arqueológicas, 6 monumentos, 4 canchas deportivas, 4 restaurantes, 3 esculturas, 2 fuentes, 2 galerías y 2 museos. Es un lugar perfecto para disfrutar de una cerveza y ver un atardecer en el Danubio. 

Al fondo verás una estatua de 14 metros de un hombre en una columna dentro de una plaza. Este es uno de los monumentos más importantes (y feos) de lo que fue Yugoslavia. Es la Estatua de Víctor, quien simboliza las victorias de Serbia en la guerra de los Balcanes. Se erigió para conmemorar la liberación de Belgrado del imperio Turco Otomano. Lo querían poner en el centro de la ciudad, pero debido a que estaba desnudo decidieron ponerlo acá para que su desnudez no “resaltara tanto”. 

QUE VER EN BELGRADO –  LOS BARRIOS 

Además de conocer estas partes históricas puedes aventurarte a conocer los barrios más buena onda de la ciudad. Acá es donde la vida y la esencia real de Belgrado se encuentra. Y esta dinámica ciudad tiene cientos de cafés, restaurantes, parques, bares, discotecas y vida joven. Cada uno de sus barrios es diferente y tiene un ambiente especial. 

SAVAMALA: 

Es el barrio más bohemio y artístico de la ciudad. En Savamala podrás ver mucho arte urbano, murales, grafitis, galerías, centros culturales y jóvenes alternativos buscando expresar sus ideas y protestas políticas. A mí me gustaba un montón buscar cafés por esta zona o salir a tomar cerveza por acá. 

DORCHOL: 

Este es uno de los barrios más auténticos de la ciudad y de los más antiguos. Es el que queda más cerca del Kalemegdan y el centro histórico. Junto con el barrio de Savamala serían los barrios más juveniles de la ciudad, que han presentado un “renacimiento artístico” Incluso fue declarado por la revista “Time Out” (de The Guardian) en la lista de los “50 barrios más geniales” junto a barrios como Astoria en Nueva York, Poblenou en Barcelona, Barranco en Lima y Embajadores en Madrid. Está lleno de restaurantes, cafés, cervecerías artesanales y centros artísticos. La zona también es conocida por su paseo marítimo a orillas del Danubio apto para bicicletas y con clubes nocturnos que flotan en el agua. 

SKARDALIJA: 

Es un barrio un poco más “vintage”, con bastantes cafés, kafanas y restaurantes. Es la segunda atracción más visitada de Belgrado y contribuye a 1/3 del ingreso de la ciudad por el turismo. Igual que sus otros dos barrios hermanos la oferta de galerías de arte, restaurantes y hoteles es abundante acá. Es común ver artistas en trajes tradicionales serbios tocando música y haciendo actuaciones en la calle. 

Es menos “urbano” que Savamala, y más intelectual. Bastante conocido por sus poetas y escritores quienes se volvieron visitantes frecuentes de sus locales. No únicamente se Serbia sino de toda Yugoslavia. Se compara con el Montmarte en Paris. Es bastante famoso, tanto que acá han venido personalidades con Alfred Hitchcock, Elizabeth II, Margaret Tatcher, Jimi Hendrix, Helmut Kohl, entre otros… 

QUE VER EN BELGRADO – EDIFICIOS IMPORTANTES 

Otro de los planes que puedes hacer en Belgrado es visitar algunos de sus edificios importantes. Incluyendo algunas de sus iglesias ortodoxas. En la lista tengo los siguientes: 

Templo de San SavaEs la catedral ortodoxa más grande e Europa. Tan solo su cúpula tiene 82 metros de altura. Su construcción fue todo un dilema debido a las guerras que vivía serbia que lo llevó a una escasez de presupuesto. Por eso verás un contraste bastante grande cuando entres a su austero interior, que está casi vacío.  

Museo de Nikola Tesla: Para mí el mejor museo de la ciudad, totalmente dedicado a este genio. Aunque hay una controversia entre serbios y croatas sobre el origen de este personaje (cada uno cuenta una historia diferente), igualmente vale la pena ir a visitarlo. Puedes aprender mucho del reconocido inventor. Muchos guías cuentan como desaparecieron inventos originales de Nikola y las teorías de la conspiración alrededor de esto. Hay partes interactivas donde puedas incluso jugar con algunas copias de los inventos. 

Algo que me parecía muy bonito es ver cómo la gente besa los retratos de santos en las iglesias ortodoxas. Es un gesto bastante sublime y los serbios son en general conservadores en estas tradiciones. Por lo que puedes aprovechar y verlo si nunca lo has hecho. 

Iglesia de San Marcos: Es una iglesia un poco más modesta, pero me gustaba más. En parte porque venía a hacer ejercicio en el parque que se encuentra al lado y siempre la veía. Su fachada es bastante fotogénica. 

Museo de Tito: Ubicado en la casa de las flores, acá puedes aprender un poco más de la historia Yugoslava. A mí me parece algo que vale mucho la pena y te da a entender bastante el contexto de la época. Además de ver los restos de este controversial personaje, el jefe de estado de la antigua Yugoslavia, Josip Broz Tito. 

Edificio del Parlamento: Es uno de los edificios que me parecían más bonitos de la ciudad. Se construyó sobre un antiguo cementerio romano y por eso se dijo que el rey Aleksandar Karadjordjevic seria asesinado luego que lo terminaran. Como resultado de una maldición. Bueno el rey murió dos años antes de eso. 

Es normal ver algunas manifestaciones y protestas relacionados a la guerra de los Balcanes o el actual conflicto de Kosovo frente a él. Del otro lado de la calle queda el parque Pionirski, otro pintoresco y tranquilo parque que merece darle la vuelta. 

Ruinas del ataque de la OTAN: Como les dije antes, para acabar la guerra con Kosovo la OTAN decidió muy amablemente (y sin que nadie se lo pidiera) bombardear Belgrado continuamente entre el 24 de marzo al 10 de junio de 1999. Acabando con edificios militares, pero también con escuelas, iglesias, hospitales… Hay algunos que se mantienen como quedaron luego de los bombardeos, como centros de memoria. Un ejemplo claro que puedes visitar es el antiguo Ministerio de Defensa en la calle Kneza Milosa. Otro es el Edificio de la Televisión Nacional Serbia donde murieron 16 trabajadores en los bombardeos. Este se encuentra detrás de la iglesia de San Marcos. 

Mercados de Kalenic y de Zeleni VenacEl primero es el mercado campesino más grande de la ciudad. Vale la pena si te gustan los mercadillos y comprar cosas frescas. El segundo queda más cerca del centro. 

Antiguo y Nuevo Tribunal: Utilizados como residencias reales, son considerados exponentes del estilo antiguo del arte serbio. Este palacio protagoniza uno de los capítulos más oscuros de Belgrado donde opositores políticos asesinaron al rey Aleksandar y su esposa Draga tirándolos por el balcón del segundo piso. 

QUE VER EN BELGRADO –  OTROS PLANES 

Visita Ada CiganlijaEsta es la playa de los belgradenses. Localizada en una pequeña isla en el rio Sava que ha sido convertida en una península. En las últimas décadas esta área se ha convertido en una enorme zona recreativa, con complejos deportivos, parques, restaurantes y más. Si te gustan los reportes acá se hace desde ajedrez, paintball, golf, water polo, futbol e incluso bunjee. En verano puede recibir alrededor de 100,000 visitantes por día y 300,000 en los fines de semana. 

Un Tranvía llamado Belgrado: Así se llama un famoso tranvía gratuito que lleva a turistas a algunos puntos de interés de la ciudad. Dura unos 60 minutos y sale desde las proximidades del zoológico cerca al Kalemegdan. En caso que lo pierdas e igual quieras montar en los tranvías de la ciudad el Tranvía 2 te hace un corto recorrido por el centro que también está bueno. 

Antigua Feria: Antiguamente lo que era un parque de diversiones a las afueras de Belgrado se volvió un terrible campo de concentración llamado Sajmiste debido a la ocupación Nazi. Fue uno de los mayores de Europa Central. Más de 48,000 judíos, serbios y gitanos perdieron la vida acá. Tras la liberación con la caída de Hitler el gobierno no quiso rehabilitar nada de este espacio por lo que solo permanecen las ruinas de la antigua feria. 

Bueno y con esto termino mi lista de localizaciones, actividades, planes y lugares que ver en Belgrado. Esta es una ciudad que solo me trae buenos recuerdos. Especialmente por la calidez tan asombrosa de la gente que era algo que no me esperaba. Tanto así que terminé viviendo en esta ciudad para recolectar experiencias increíbles. Puede ser que esta no sea una ciudad “linda” al estilo de Paris o Viena. Pero Belgrado es mucho más que eso, y va mucho más allá.